Está comprobado, El plomo es tóxico

Garantizamos muebles libres de plomo

 Ningún grado de exposición al plomo es seguro.

El plomo es una sustancia tóxica que se va acumulando en el organismo afectando a diversos sistemas del cuerpo, con efectos especialmente dañinos en los niños de corta edad

 

Lula & Luke: Muebles 100% libres de plomo. 

Los niños son más vulnerables

La exposición al plomo es prevenible! Los niños de corta edad son especialmente vulnerables a los efectos tóxicos del plomo, que puede tener consecuencias graves y permanentes en su salud, afectando en particular al desarrollo del cerebro y del sistema nervioso. El plomo también causa daños duraderos en los adultos, por ejemplo aumentando el riesgo de hipertensión arterial y de lesiones renales. En las embarazadas, la exposición a concentraciones elevadas de plomo puede ser causa de aborto natural, muerte fetal, parto prematuro y bajo peso al nacer, y provocar malformaciones leves en el feto.

El plomo se distribuye por el organismo hasta alcanzar el cerebro, el hígado, los riñones y los huesos y se deposita en dientes y huesos, donde se va acumulando con el paso del tiempo. Para evaluar el grado de exposición humana, se suele medir la concentración de plomo en sangre. El plomo presente en los huesos es liberado hacia la sangre durante el embarazo y se convierte en una fuente de exposición para el feto. No existe un nivel de exposición al plomo por debajo del cual se puede afirmar que no se sufrirán efectos perjudiciales.

Efectos de la intoxicación por plomo en la salud de los niños

Un grado de exposición elevado, ataca al cerebro y al sistema nervioso central

El plomo tiene graves consecuencias en la salud de los niños. Si el grado de exposición es elevado, puede atacar al cerebro y al sistema nervioso central el cual puede generar convulsione, estado de coma e incluso la muerte. Los niños que sobreviven a una intoxicación grave pueden padecer diversas secuelas, como retraso mental o trastornos del comportamiento.  Se ha comprobado además que en niveles de exposición más débiles sin síntomas evidentes el plomo puede provocar alteraciones muy diversas en varios sistemas del organismo humano. En los niños puede afectar, en particular, al desarrollo del cerebro, lo que a su vez entraña una reducción del cociente intelectual, cambios de comportamiento –por ejemplo, disminución de la capacidad de concentración y aumento de las conductas antisociales– y un menor rendimiento escolar.La exposición al plomo también puede causar anemia, hipertensión, disfunción renal, inmunotoxicidad y toxicidad reproductiva. 

Se cree que los efectos neurológicos y conductuales asociados al plomo son irreversibles. No existe un nivel de concentración de plomo en sangre que pueda considerase exento de riesgo. Incluso una concentración sanguínea de 5 µg/dl puede afectar a la inteligencia de los niños y causar problemas de comportamiento y dificultades de aprendizaje.  Cuanto mayor es el nivel de exposición, más aumentan la diversidad y la gravedad de los síntomas y efectos asociados. Es alentador comprobar que la eliminación gradual de la gasolina con plomo en la mayoría de los países, sumada a otras medidas, ha permitido reducir significativamente los niveles de plomo en la sangre de las personas. No obstante, debemos continuar eliminando de forma progresiva las pinturas con plomo ya que, hasta el momento, solo el 37% de los países ha introducido normativas de cumplimiento obligatorio a este respecto.

Fuente: OMS ( Organización Mundial de la Salud )