Plomo y el Riesgo de Exposición e Intoxicación

Dr. Stefan Mandakovic

Ningún grado de exposición al plomo es seguro

 

Un infante que gatea va a estar en contacto con el piso y llevarse las manos a la boca con la posibilidad y riesgo de ingerir plomo, lo mismo pasara con pintura de puertas, cunas, que podrían ser potencialmente mordidas directamente por el niño

El plomo es un metal pesado que ha sido utilizado por la humanidad desde hace cientos de años. Su presencia abarca un sin número de industrias (más de 100), dentro de las cuales destaca su uso en la minería, reciclaje, refinerías, automotores, baterías, pinturas, artesanías, lacas, cosméticos, y desde el siglo XX, tras la revolución industrial, la principal fuente de exposición ambiental han sido los combustibles/gasolinas.

En el Ecuador, en 1998, se aprobó una regulación mediante decreto de ley que restringe el uso de PLOMO en las gasolinas que se utilizan en el país, a partir del año 1999, los combustibles en el Ecuador no llevan plomo. La exposición ambiental ha disminuido, por ende, en los últimos 20 años. Sin embargo un área en la que persiste la exposición al metal es en la industria de pinturas, esmaltes, lacas, o cosméticos, sobretodo en la población infantil que se encuentra susceptible a exposición mayor debido a su curiosidad y costumbre de meterse objetos a la boca, además que la absorción del plomo en niños es de 4-5 veces mayor que en adultos.

A partir de los 9-10 meses, edad en la que los niños empiezan a moverse por la casa (gatear) se exponen a todas las superficies, que potencialmente tienen plomo: juguetes, tubos, paredes, puertas, y algo que pocas veces se toma en cuenta EL PISO. Desde 1978 se prohibió el uso de plomo en pinturas en los Estados Unidos, en el Ecuador no hay todavía esta regulación, y existen algunas fábricas de pintura locales que todavía usan plomo en sus pinturas. 

La pintura en las paredes, puertas o muebles, pasados los años, empieza a descamarse y a caer en el piso, un infante que gatea va a estar en contacto con el piso y llevarse las manos a la boca con la posibilidad y riesgo de ingerir plomo, lo mismo pasara con pintura de puertas, cunas, que podrían ser potencialmente mordidas directamente por el niño.

La organización mundial de la salud (OMS) considera intoxicación por plomo a valores en sangre que superan los 15ug/dl. Existen valores “Peligrosos” de plomo en sangre, y muchos países realizan el Screening de plomo entre los 9 meses y 1 año de edad, realizando la medición en sangre, esta herramienta es muy útil ya que permite saber si existe: 1. Fuente de exposición y por ende removerla; y  2. Valores Críticos en sangre para iniciar el tratamiento específico . Lo óptimo es que el nivel de plomo en sangre sea 0, pero se ha establecido un valor máximo en sangre de 5-10ug/dl, estimado como “seguro”.

Efectos del plomo en los niños

Los efectos del plomo en niños son muy perjudiciales. Al ser estos individuos en constante crecimiento, y desarrollo, la acumulación de este metal en su cuerpo va a afectar cada uno de sus órganos. Como el plomo es un metal pesado, no es biodegradable, y por ende se acumula en tierra, agua, suelos etc. En el organismo, una vez digerido/inhalado/o absorbido por la piel,  el plomo pasa a la sangre y circula por todos los sistemas, un 99% se liga a los glóbulos rojos, pasa a tejidos blandos, y termina depositándose en huesos, si la exposición es crónica, este metal quedará depositado por semanas o meses.

Imagen y bloque de texto

Algunos de los efectos más notables en los diferentes sistemas son:

Hematológico: interfiere en la producción de hemglobina, como resultado se produce anemia hemolítica, y/o microcitica

Neurológico: cefalea, convulsiones, dificultad para concentrarse, alteración del desarrollo y déficit intelectual, mareo, disminución del rendimiento escolar.Digestivo: nausea, dolor abdominal, pérdida de apetito, pérdida de peso.Endocrino: alteración del metabolismo del calcio, afecta el desarrollo de huesos, y dientes, altera la función de la glándula Tiroidea y crecimiento.

En  el Ecuador aún no existe un plan de regulación estricto frente a las fuentes que todavía representan un riesgo de exposición e intoxicación por plomo (Intoxicación se entiende a niveles elevados en sangre que causan un  síndrome; síntomas y signos específicos a la sustancia en la sangre) no hay control de exposición, plan de tratamiento, ni plan de tamizaje. Pese a la disminución ambiental de plomo por la regulación en los combustibles, todavía tenemos exposición a niveles más altos de lo esperado en nuestras propias residencias, escuelas, iglesias, o lugares de trabajo. Reconozcan el riesgo, los síntomas, y cuiden a sus niños!

Dr. Stefan Mandakovic

Teléfono de contacto: 593- 2 2258042